CALCOMANÍAS VITRIFICABLES MANUALES

PROF. GRACIELA OLIO

 

 

 

Tradicionalmente las calcomanías vitrificables se realizan con el método serigráfico, el cual permite hacer una gran tirada de calcos exactamente iguales, por lo tanto este es el método utilizado por la industria y en menor medida por la producción artesanal. Sirve para el trabajo a mediana y gran escala. Por su puesto, como muchos otros métodos industriales, de serialización, también son utilizados por los artistas para realizar sus obras y así poder transferir a sus trabajos, en este caso cerámicos, fotografías e imágenes muy fácilmente.

Pero nosotros vamos a prescindir de la serigrafía y vamos a realizar calcomanías vitrificables con otros métodos que poco tienen que ver con la industria y mucho con el arte.

Leyendo un libro muy interesante de Rolando Giovannini, el Director del Instituto Estatal de Cerámica de Faenza, que se llama “Tecniche decorative e progettazione. Dai procedimenti tradizionali al contemporaneo terzo fuoco nelle ceramiche per architettura”, 1996, encontré un capítulo “Decalcomanie prodotte manualmente”, donde contaban una experiencia de un artista ceramista italiano, Giovanni Cimatti, quien en 1974, quien había dado varios talleres en Alemania, Francia y Suiza.

A partir de esta experiencia, yo realicé la mía, basada en la anterior y extendida por inquietudes personales, y exploraciones en el terreno de la fusión y combinación de técnicas.

Básicamente, se trata de pintar, dibujar, escribir, estampar (con sellos blandos o esténcil) o transferir una imagen o un texto de una fotocopia. Todas estas operaciones se hacen sobre el papel para calcos vitrificables, que ya está engomado (mezcla de goma arábiga y almidón). Se puede trabajar con pigmentos para bajo cubierta, óxidos, crayones cerámicos, lustres metálicos, o esmaltes de tercera cocción. El medio utilizado como vehículo para mezclar con los pigmentos, óxidos o esmaltes de tercera, puede ser oleoso (esencia de trementina y diluyente) o también se pueden trabajar al agua como vehículo, para lo cual hay que hacer una preparación previa del papel de calco con esencia de trementina y frita alcalina en polvo. (Explicación de los distintos métodos, abajo). Siempre que se usen pigmentos bajo cubierta, u óxidos se deben mezclar con un 10 % de fundente alcalino.

Las calcomanías vitrificables ya terminadas, es decir, impresas, secas y con el barniz para calcos o colodión (nitrocelulosa y éter) pasado en generosa capa protectora, con rodillo, o extendido sobre el calco con una tarjeta plástica o lama, y bien seco; se pueden recortar con tijera y aplicar a cualquier superficie cerámica cocida o cruda. Sobre esmalte se aplica directamente y se hornea a la temperatura adecuada según el soporte y el material que se utilizó en la realización del calco; sobre bizcocho sin esmalte, previamente se impermeabilizada con capa fina de cola sintética y luego se aplica el calco y se cuece a la temperatura adecuada (gres, porcelana, loza, pasta de baja); y sobre una pieza cruda y seca, también se puede aplicar previa impermeabilización con cola sintética en capa fina. Luego se la puede dejar bajo esmalte o directamente sobre la pasta horneada a la temperatura final.

 

Métodos al aceite:

 

  • Se mezclan los pigmentos bajo cubierta u óxidos (con un 10 a 20 % de fundente alcalino) con esencia de trementina (Aceite I-100, Del Ceramista) y diluyente (aguarrás vegetal o trementina diluida). Si trabajan con esmaltes de tercer fuego o llamados sobre cubierta, no agregar fundente, porque ya tienen en su composición ya que se hornean a 720 º C.
  • Se imprime, dibuja, pinta, etc. Directamente sobre el papel para calcomanías vitrificables que viene en hojas de 50 x 70 cm.
  • Cuidado no mezclar los pigmentos de diferente temperatura en un mismo calco.
  • Cuando el trabajo está totalmente seco, es decir, preferiblemente al día siguiente, se pasa el barniz con rodillo de esponja entelado o se extiende sobre los calcos con una tarjeta plástica o lama, lo más parejo posible. Este barniz es bastante espeso, se diluye con Thinner, pero no es conveniente diluirlo porque tiene que formar una capa gruesa, sino al mojar el calco para aplicarlo, se romperá. Se pasa en capa gruesa y se deja secar bien. Forma como una capa plástica que al hornear es bastante tóxica, por lo cual hay que ventilar generosamente.
  • Una vez que el proceso está terminado, se recortan con tijera formas geométricas, orgánicas, guardas, formas exentas, bandas, plantillas para recubrir volúmenes, letras, etc.; componiendo tanto en plano como en volumen.
  • Con la forma ya recortada y tratando que no sea muy grande, se sumerge en agua fría (1 o 2 minutos) y la capa que estaba adherida a papel de calco se despegará, transportando el diseño estampado, a través de la capa de barniz al objeto.
  • La colocación sobre la superficie, es delicada, se apoya la calcomanía del lado engomado, es decir, del lado que estaba adherida al papel de calco y se presiona suavemente con los dedos y un trapo limpio, y se le pasa una lama de goma para quitarle las burbujas de aire y el agua.
  • El calco está listo para hornear.

 

 

Métodos al agua:

 

  • Para trabajar con pigmentos bajo cubierta u óxidos vehiculizados con agua, hay que preparar el papel de calcomanías vitrificables con una mezcla de esencia de trementina y frita alcalina en partes iguales, o bien sólo con el aceite de trementina. Esta preparación servirá de base para que los pigmentos al agua, no se laven y diluyan cuando sumergimos los calcos en agua para su colocación.
  • Dicha base se puede hacer de dos maneras: o bien mezclando los dos elementos, formando una pasta diluida con aguarrás vegetal y pasándola a pincel y dejándola secar muy bien; o bien pincelando directamente sobre el papel de calco la esencia de trementina pura, dejando secar y luego frotando sobre ella la frita alcalina en polvo. Cualquier modo sirve por igual.
  • Sobre la base preparada y seca podemos pintar, y estampar con pigmentos u óxidos al agua. También se pueden usar crayones cerámicos, los que luego de utilizados se deben fijar con spray para el pelo o bien fijador para pasteles secos, porque sino se fijan, al pasar el barniz con rodillo, se levantarán y adherirán al rodillo.
  • Si queremos trabajar por espolvoreado, es mejor trabajar sobre la base todavía un poco pegajosa, no seca del todo, para que tengan mejor adherencia.
  • Luego se pasa el barniz o colodión con rodillo o extendido con lama. Se deja secar bien.
  • El calco vitrificable está listo para usar.

 

 

Las combinaciones que se pueden lograr son infinitas, se pueden superponer produciendo transparencias, se pueden combinar con otras técnicas, se pueden usar bajo y sobre esmalte. Se logran verdaderos “collage” cerámicos, que de otra manera serían imposibles de realizar.

 

Métodos de transferencia de fotocopias para hacer una calcomanía vitrificable:

 

La transferencia a través de fotocopias de imágenes y textos, sobre el papel de calco, produciendo una calcomanía vitrificable, se realiza utilizando el principio de rechazo del agua y el aceite, principio litográfico, rescatado para producir transferencias a partir de fotocopias.

 

Al aceite:

 

  • Se obtiene una fotocopia blanco y negro común, no láser, con el tonner bien negro.
  • La fotocopia se debe pedir en positivo y si tiene texto en espejo (opción que invierte las letras).
  • Para realizar la transferencia, se humedece la fotocopia con una mezcla de agua con una parte de goma arábiga ya diluida en agua (1 parte de goma arábiga y 3 partes de agua fría, se deja reposar). Esta dilución se aplica con pincel sobre la fotocopia; el tonner que tiene cierta grasitud rechazará el agua, y la parte blanca del papel, por el contrario la absorberá.
  • En forma inmediata, es decir, con el papel húmedo, se pasa con rodillo de esponja, una mezcla de pigmento bajo cubierta u óxidos, en medio aceitoso, esencia de trementina (aceite I-100).
  • Por el principio litográfico, el color cerámico, se adherirá al tonner y el resto del papel en blanco que está bien humedecido con la goma arábiga, lo rechazará.
  • Una vez entintada la fotocopia, se apoya sobre el papel de calcomanía boca abajo, es decir con la parte entintada en contacto con el papel de calco, se presiona bastante con un rodillo limpio para que se pegue ya que el papel está húmedo.
  • Luego se pasa con un pincel, por detrás de la fotocopia, un poco de Tinner, lo que hará que el color cerámico se desprenda fácilmente y se transfiera al papel de calco. Se vuelve a presionar con el rodillo limpio.
  • Se retira la fotocopia, la imagen ya está transferida. Se deja secar bien y se le pasa el barniz o colodión, como en los métodos anteriores. Y se deja secar bien.
  • La calcomanía vitrificable está lista para usar.

 

 

Al agua:

 

Ampliando la investigación de realización de calcomanías por transferencias de fotocopias, con una alumna del Iuna (Luciana Delbue), logramos transferir al papel de calco previamente preparado con medio oleoso, con aceite de trementina (Aceite I.100) y fundente, oreado, una fotocopia entintada con pigmento al agua mezclado con un 10 o 20 % de fundente. Frotando la misma boca abajo sobre el papel de calco preparado y todavía pegajoso, se transfiere el pigmento al agua ya seco que se había aplicado sobre la fotocopia. Luego se fija este pigmento con spray de cabello o fijador en aerosol y luego se pasa el barniz para calcos. Quedan muy bien y no se corren en la humectación para transferir la calcomanía a la pieza.

Por mi experiencia éste método al agua, da mejores resultados horneados, que el método al aceite descrito arriba.

 

 

 

 

Serie de Objetos cerámico-gráficos. 2007. Gres blanco con calcomanías vitrificables manuales bajo esmalte. Calcos colocados sobre el bizcocho, quema de calcos a 1020º y luego esmalte transparente mate a 1200º. Graciela Olio y Jorge Basile para el Equipo de Diseño y Producción de Objetos de las Artes del Fuego. IUNA.

 

 

 

Plato de porcelana industrial con collage de calcomanías comerciales y artesanales de 3º fuego. Horneado a 920ºC. Graciela Olio para Proyecto Sabores y Lenguas de Antony Miralda. Fundación Food Cultura. 2007.

 

 

 

 

Bibliografía:

 

  • Rolando Giovannini. “La Serigrafía en la cerámica.” Ed. Omega.Barcelona España. 1982.
  • Rolando Giovannini. “Tecniche decorative e progettazione”. Grupo editoriale Faenza. 1996.
  • Paul Scott. “Ceramics and Print”. Second Edition. A & C Black. London . England . 2002.